La muerte de un trabajador: lecciones para la dirección de empresas

ascensor-lazo

Hace dos semanas murió en Huelva un trabajador, cuando realizaba labores de mantenimiento en un ascensor, aparentemente con huida reducida. Otra vida que formará parte de las estadísticas de accidentes mortales. 473 accidentes laborales mortales en 12 meses en España, según las últimas estadísticas disponibles. 2.78 millones al año, según la Organización Internacional del Trabajo.

En casos como este, los gerentes y directivos de empresas deberíamos aprovechar para hacer una reflexión sobre la seguridad laboral. Podemos seguir la política del avestruz y hacer como si no pasara nada, o coger el toro por los cuernos, haciendo crítica y autocrítica de lo que hacemos o dejamos de hacer al respecto.

La realidad es que la atención y la inversión que le dedicamos como sociedad a los temas relacionados con la seguridad y salud es insuficiente. Otros temas más atractivos, quizás porque vendan más, como la protección del medio ambiente parecen haberse situado por delante en las prioridades públicas y empresariales.

En otros artículos, hemos hablado de la responsabilidad de las instituciones públicas y de la dirección de las empresas en la creación de una Cultura de Prevención.

Aquí queremos hacer autocrítica desde el punto de vista de la formación a directivos y los sistemas de gestión.

Si examinamos la producción académica de las escuelas de negocio, los artículos y casos prácticos dedicados a salud y seguridad laboral, aunque de calidad, son muy escasos. Concretamente si miramos en la base de datos de Harvard Business School, no encontraremos más de 6 casos prácticos de un total de 20.532 y no más de 11 artículos sobre un total de 15.420.

Si miramos en los planes de estudio de los programas MBA de dirección de empresas de escuelas de negocio de referencia no encontramos asignaturas sobre seguridad y salud, ni siquiera menciones sobre el tema. Según nuestros datos, solo los programas especializados para empresas pymes de instalación y mantenimiento (programa de dirección y programa de supervisores ambos organizados por Docensas), incluyen una asignatura específica sobre seguridad.

Si analizamos los sistemas de gestión más conocidos, vemos la marginalidad con la que se trata la gestión de la seguridad y salud. De las normas ISO, aquellas que gestionan la calidad de productos y servicios son las más empleadas a nivel mundial, existiendo una desproporción entre la norma ISO 9001 (Sistema de Gestión de la Calidad), creada en 1987, y la ISO 45001 (Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo), sustituta de la OSHAS 18001, publicada en marzo de este año, treinta y un años después.

Si esto así, ¿tiene sentido que la norma ISO 9001, no cite ni una sola vez, salvo para excluirla de su ámbito, la palabra seguridad? Reconociendo que existe una norma específica para la gestión de la salud y seguridad ocupacional (ISO 45001), esta visión de compartimentos estanco con distintos niveles de prioridad no ayuda a poner a la persona en el centro de nuestra cultura empresarial.

El modelo EFQM de excelencia sí hace algunas menciones a la salud y la seguridad cuando habla de “asegurar un equilibrio saludable entre la vida personal y laboral” como concepto fundamental de la excelencia y como elemento para evaluar la gestión de las personas. También pide considerar cualquier impacto de productos y servicios en la seguridad, y recomienda incluir indicadores de rendimiento respecto a salud y seguridad. Sería deseable que en su nueva versión de 2019 explicitase más su importancia, incluyéndolo de forma más específica en otros apartados.

Para tratar estos temas tan cruciales, hoy se celebra en Sevilla el IX Encuentro de Expertos en Salud y Seguridad Laboral, organizado por Acessla, que debatirá sobre cómo obtener un modelo de formación pro cultura preventiva. Acessla, como viene haciendo en años anteriores, expondrá sus conclusiones, de las que nos haremos eco en este blog.

(Read in English)

3 comentarios en “La muerte de un trabajador: lecciones para la dirección de empresas

  1. Totalmente de acuerdo con el comentario. Faltaría también, a parte de la implicación de la dirección de las empresas e instituciones públicas, la de los propios trabajadores, como responsables de su propia seguridad, ya que con el paso del tiempo se van “acomodando” en sus rutinas de trabajo, llegando a dejar de lado elementos de seguridad indispensables.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que pronto convertimos los muertos en números. Y los números en Daños colaterales falsamente irremediables en pro de un beneficio económico.
    Gracias por recordarnos que no hay menor coste, que salvar una vida humana.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s