¿Es tu edificio accesible? La accesibilidad como imperativo moral mejor que legal

Solo las personas que tienen dificultad para la movilidad o las que tienen personas queridas que la sufran, conocen de verdad lo que supone vivir en un mundo lleno de barreras arquitectónicas. Y nuestro mundo ha tenido y sigue teniendo muchas de estas barreras que afectan a personas con discapacidad permanente o simplemente personas en situación de discapacidad temporal.

Afortunadamente, aunque de manera lenta, las legislaciones nacionales, algunas impulsadas por las Naciones Unidas, se desarrollan para asegurar que nuestras ciudades sean accesibles a todos sin excepción.

En España, por ejemplo, el próximo 4 de diciembre es el día límite para que se hagan los ajustes razonables en los edificios con problemas de accesibilidad. A partir de ahí, se aplicará un régimen de sanciones a los propietarios de edificios que no realicen dichos ajustes.

Al igual que pasa a nivel individual, algunas sociedades parecen sufrir también trastornos de procrastinación colectiva, y parece que la fecha límite se confunde con la fecha en la que hay que empezar a aplicar la medida.

Más allá de fechas por imperativo legal, el diseño para todas las personas y la accesibilidad universal son algunos de los principios que tenemos que aplicar por principios de solidaridad.

En la industria del ascensor hace muchos años en los que el diseño de producto se hizo totalmente universal. Las puertas de acceso, las botoneras, los sintetizadores vocales, los pasamanos, la iluminación,… se diseñan bajo normas que permiten el uso óptimo de las personas con discapacidad (auditiva, visual, física,…).

Sin embargo, en cuanto al principio de accesibilidad universal todavía quedan muchos edificios que necesitan de soluciones. Las soluciones disponibles son muchas e incluyen la típica rampa, la plataforma salvaescalera, el elevador vertical o el ascensor de toda la vida.

La aplicación de estas medidas depende de los propietarios que en algunos casos se resisten a tener que realizar los desembolsos necesarios. Los costes de estas soluciones, sin contar la rampa, pueden llegar a ser altos (de 7.000 euros hasta 100.000 euros), pero la manera correcta de verlos es como una inversión más que como un gasto.

Gracias a esta inversión, en los edificios residenciales subirá el valor de los pisos, en los edificios comerciales a más accesibilidad habrá más clientela y los edificios públicos estarán abiertos a los ciudadanos.

Los ascensoristas podemos acelerar la accesibilidad mediante la información a nuestros clientes de mantenimiento de ascensores que tengan que adaptar sus portales de entrada. Sobre todo hay que informar a las comunidades que no tienen administrador de fincas, ya que en muchos casos puede existir un desconocimiento.

La accesibilidad es una esas tendencias, como la protección medioambiental, que además de elevar la calidad de vida de muchas personas suponen una excelente oportunidad para que, como sociedad y como economía, todos salgamos ganando.

Aprovechemos la oportunidad, a ser posible por imperativo moral, pero si no hay más remedio, que sea por imperativo legal.

(Read in English)

6 comentarios en “¿Es tu edificio accesible? La accesibilidad como imperativo moral mejor que legal

  1. Me ha encantado este párrafo, que nos define perfectamente a los españoles en todos los sentidos 😉
    “Al igual que pasa a nivel individual, algunas sociedades parecen sufrir también trastornos de procrastinación colectiva, y parece que la fecha límite se confunde con la fecha en la que hay que empezar a aplicar la medida”
    Un abrazo José Mª

    Le gusta a 1 persona

      • Buen artículo José María, desgraciadamente nuestra sociedad aún no está lo suficientemente avanzada, aunque vamos por buen camino pero muy lentamente, y es necesario extender y transmitir el mensaje moral y solidario de tu artículo, y que es bastante elocuente y “formativo” dicho sea de paso. Probablemente habrá más que muchas personas que verán en la norma un matiz económico antes que funcional, moral o de calidad de vida. Abrazos.

        Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Arquitectos, accesibilidad y diseño | Blog sobre dirección de empresas del sector de la edificación

  3. Buenos días. Yo veo que los clientes se empiezan a concienciar con la accesibilidad y que en los últimos 3-5 años la gente tiene claro que es un derecho acceder a su vivienda y que actualmente en la gran mayoría de ocasiones sale mas barato invertir en suprimir las barreras que cambiarse de piso.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.